Gala de los Oscar 2016, marketing y publicidad en estado puro

Cada uno teníamos nuestros favoritos, tanto en actores como en películas, y nunca llueve a gusto de todos… Menos de aquellos que invierten en marketing y en publicidad y que, independientemente del resultado, siempre ganan en la gala de los Oscar. Y en la 88ª edición de los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, la celebrada hace tan sólo unos días, no iba a ser menos.

No en vano, lo vivido en la madrugada del domingo al lunes fue el fruto del trabajo llevado a cabo por las cinematográficas durante meses, poniendo toda la carne en el asador para que sus actores fueran los premiados. A golpe de talonario, éstas ‘calientan’ la alfombra roja con fiestas, almuerzos, proyecciones privadas, encuentros con los actores…, todo tipo de actos promocionales con los que buscan convencer a los a los 6.261 miembros de la Academia con derecho a voto.

¿Para qué sino el almuerzo que protagonizó Matt Damon en un lujoso hotel de Los Ángeles para que unos 200 académicos conversaran con él y se decantaran por su nominación como mejor actor por ‘The Martian’? ¿Fue casualidad que Lady Gaga, nominada a Mejor canción por ‘The Hunting Ground’, cantara el himno nacional en la Super Bowl? Ni mucho menos, son campañas que, según la revista estadounidense especializada ‘Variety’, suponen una inversión de entre 3 y 10 millones de dólares por parte de las cinematográficas para que sus actores principales no pierdan ninguna oportunidad para ganar la estatuilla antes de que dé comienzo la gala. Marketing en estado puro, la garantía del éxito.

Pero no sólo el marketing más agresivo se hace notar en la carrera por los Oscar, ya que la gala también es fiel reflejo de los importante de una buena inversión en publicidad, santo y seña de todas las grandes compañías. No en vano, sólo en anuncios registró una cifra récord en 2016 de 135 millones de dólares, muy por encima de los 110 millones de dólares que ingresó el año pasado, según el informe llevado a cabo por Kantar Media en Estados Unidos. Concretamente, cada spot de 45 segundos tuvo un precio medio de 2,25 millones, superando las cifras de años anteriores por quinto año consecutivo, algo que, no obstante, choca con la audiencia, que sigue cayendo. Pero la imagen de marca que supone estar presente en la gala de los Oscar no tiene precio.

El primero de ellos, curiosamente, de una de las redes sociales en auge: LinkedIn. «You’re closer than you think» («Estás más cerca de lo que piensas»), es el lema con el que la red social de empresas se lanza por primera vez a la promoción en televisión. Sin duda, ha elegido una ocasión inigualable para mejorar unas cifras ya de por sí impresionantes y que se destacan en el mismo anuncio, los tres millones de miembros cualificados que ya han apostado por LinkedIn para conectar con otros profesionales. Así lo desvela Jeff Weiner, CEO de la compañía y voz en off del primero de muchos spots publicitarios con los que LinkedIn promete perpetuarse en las pantallas de nuestros televisores.

Marketing y publicidad, por tanto, también fueron las grandes protagonistas de los Oscar 2016. Otros fueron los que levantaron las estatuillas pero, ¿quiénes fueron los verdaderos triunfadores de la noche más especial del cine? Cada día más presentes en nuestro día a día, más necesarios para triunfar.