Instagram, esa injustamente gran olvidada (aunque cada vez menos)

Muchos clientes nos llegan demandando una mayor presencia en redes sociales, una estrategia de social media acorde a sus necesidades y que les ayude a mejorar su imagen en Internet, a ampliar sus ventas, a posicionarse mejor que su competencia o, simplemente, a conseguir una interacción más directa con sus clientes. Y a todos les preguntamos lo mismo: ¿qué necesitas exactamente? La respuesta siempre llega en forma de perfiles de Twitter, Facebook, Linkedin… ¿Instagram? Lo cierto es que no demasiados, y por eso hoy queremos romper una lanza en favor de una red social que para nosotros es injustamente la gran olvidada, ya que puede aportar grandes beneficios a las empresas.

No en vano, diversos estudios confirman que lo que nació como una red social para compartir imágenes se ha convertido en una de las plataformas que más crecimiento ha experimentado en los últimos años. En este sentido, cuando Facebook adquirió Instagram en el 2012 ‘solo’ había 40 millones de usuarios, pero a principios de 2016 esa cifra ya se había multiplicado por diez, llegando a un total de 400 millones de usuarios. Un impresionante despegue que no ha pasado inadvertido para las grandes empresas, siendo más de un 30 por ciento de las marcas americanas con más de 100 empleados las que apostaron por esta red social para realizar acciones de marketing en 2015.

¿Imaginas a tu empresa fuera de esta tendencia? Nosotros, desde luego, no, por algo los analistas la consideran la herramienta visual de mayor potencial para las empresas. Pero, ¿por qué debería apostar por Instagram como parte del plan de social media de mi empresa? Pues porque una imagen vale más que mil palabras… Y por una serie de razones únicas que nosotros podemos explotar si nos das la oportunidad.

En este sentido, en plena madurez tras dejar atrás sus orígenes como la plataforma para compartir imágenes que inventó en su día Kevin Systroms en Standford, Instagram nos ofrece la posibilidad de generar una imagen de empresa clara y atractiva a través de publicaciones de calidad, que nos identifiquen como lo que queremos ser, lo que somos, ganando en notoriedad y relevancia a través de un aumento de seguidores y, por lo tanto, haciendo crecer nuestras ventas. Además, Instagram deja atrás muchas de las limitaciones de espacio de otras redes sociales y, aunque no deja enlazar directamente con nuestra página web, nos permite atraer a golpe de originalidad y buenas estrategias, porque pocas redes sociales permiten una interacción tan directa con los seguidores.

Pero es que más allá de la imagen, ahora Instagram ha decidido dar el salto al vídeo de un modo ambicioso, como lo demuestra el hecho de que desde el 29 de marzo (al menos para iOS) se pueden publicar clips de hasta 60 segundos en nuestros perfiles, una opción hasta ahora reservada para anunciantes. Además, se vuelve a dar la opción de elegir distintos clips y unirlos para hacer un único vídeo, una herramienta que ofrece un sinfín de posibilidades. Así lo han anunciado en su blog oficial, desvelando datos como que en los últimos seis meses el tiempo que las personas gastan viendo vídeos ha aumentado un 40 por ciento.

¿Debemos olvidar por tanto Instagram a la hora de planificar nuestra estrategia de social media? Por supuesto que no. Su crecimiento, su cada vez mayor relevancia, sus posibilidades a la hora de crear imagen y llegar a la audiencia de un modo cercado y ameno nos ‘obligan’ a tenerla muy en cuenta, eso sí, sabiendo en lo que nos metemos. Porque no todas las empresas tienen ‘madera’ de Instagram, a no todas les puede interesar estar presente en una red social que ofrece multitud de oportunidades, pero que también se puede convertir en nuestra peor pesadilla si no sabemos aprovecharlas. Para eso, estamos nosotros, y sino pásate por nuestra cuenta de Instagram…